"Estaban verdaderamene sorprendidos"

1 de julio del 2012 (ver otras fechas)

Décimo tercer Domingo del Tiempo Ordinario




Preguntas para dialogar

Leemos que Dios no se regocija en la destrucción de la vida. Piensa en algo que destruye la vida?en el medio ambiente, por medio de la violencia, las adiciones o la falta de esperanza. Convierte cada situación en algo positivo completando esta oración:

"Dios se alegra cuando . . . "

Piensa en una situación en tu vida o en tu familia que puede despertar sentimientos de enojo. Completa la situación en relación a tu situación. Da una razón a Dios para que se goce actuando positivamente en esa situación por lo menos una vez al día.

Primera lectura Sabiduría 1:13-15, 2:23-24

Reflexión

Esta lectura muestra a Dios como el Señor de la vida, no de la muerte. Dios creó al ser humano a su imagen, quiere decir, eterno. Pero la muerte espiritual ocurre cuando nos separamos de Dios. La verdadera justicia es el don de acercarse a Dios.

Somos llamados a reflejar la imagen y justicia de Dios en nuestras vidas. El bien que hacemos durará toda la eternidad. Ser feliz y estar lleno de esperanza glorifica y da gracias a Dios.

Preguntas para dialogar

¿Te recuerda a ti mismo, a tu familia o a tu parroquia el segundo párrafo de la reflexión? ¿Por qué sí o no?

Haz una lista de "abundancia". Escribe en ella todos los dones materiales y espirituales que tienen en abundancia. Al lado de cada don, escribe una forma en tú, tu grupo o tu familia puede compartir ese don con alguien en necesidad.

Ahora haz una lista de "necesidades". Escribe las formas en que tú y tu grupo puede estar en necesidad, material o espiritual. ¿Necesitas más gozo, amor, paz, aceptación, amistad? ¿Quién puede compartir esos dones contigo? ¿Cómo vas a pedir ayuda?

Segunda lectura 2 Corintios 8:7, 9, 13-15

Reflexión

En esta lectura San Pablo recuerda a los corintios por qué deben ser generosos. El les dice que Jesús se hizo pobre para que ellos fueran ricos en dones tales como fe, entendimiento, amor y preocupación por los otros. Por esta razón deben ayudar a otros en necesidad y quizás un día reciban a cambio el amor de otros.

Los cristianos seguidores de Cristo cuidan unos de otros. No sólo buscamos nuestro propio bienestar físico y espiritual. Nos gozamos compartiendo con otros lo que tenemos y podemos esperar que otros nos ayuden cuando estemos en necesidad.

Preguntas para dialogar

Comparta los sentimientos del padre, la niña y la multitud. Si quiere puede pedir a un voluntario leer y escenificar la historia de Jairo y su hija.

¿Te has sentido perdido alguna vez? ¿Te has sentido alguna vez que no sabes lo que tienes que hacer o cómo vas a salir del paso? Piensa en una situación como esa en tu vida o en la vida de alguien que conoces. Reza por ella. Como Jairo, puedes pedir a Jesús: "Por favor ven". Si quiere puedes decir esa frase varias veces. Después imagina a Jesús diciendo tu nombre o el de la persona por la que estás rezando. "El dice _________ te digo, levántate".

Jesús está contigo y con los que ama en todas las situaciones. El te dará todo lo que necesitas, no importa lo que sea, más paciencia, bondad, verdad o una nueva forma de ver las cosas. Cuando le pides a Jesús que venga, él viene. Y cuando él viene trae nueva vida.

Evangelio Marcos 5:21-24, 35-43

Reflexión

Imagina la pena del padre de una niña moribunda. La historia se cuenta como un drama. Primero, Jairo, el padre de la niña, va donde Jesús a pedir ayuda; pero antes de llegar donde Jesús, la gente viene a decirle que ha muerto. Entonces Jesús va a la casa con Jairo. Jesús toma la mano de la niña y le dice: "Pequeña, levántate". Inmediatamente se pone de pie y empieza a caminar. Imagina la fiesta que hizo Jairo en su casa.

Igual que la multitud en la escena, podemos estar inclinados a no aceptar la palabra de Jesús. Podemos pensar que sabemos los resultados. Pero Jesús nos sigue recordando la necesidad de confiar en él y de no tener miedo.

Proclaiming Faith Activities for Primary Grades

Compartiendo nuestra abundancia

En la segunda lectura, pablo anima a los corintios a compartir sus bondades con los necesitados. También nosotros podemos poner de nuestra parte compartiendo lo que tenemos con lo necesitados. Dé a los niños un pote grande o una lata de café. Anime a cada niño a dibujar un símbolo de sí mismo en una pedazo pequeño de papel y recortarlo, pídales pegar el símbolo en la lata o pote. Después invítelos traer algunas monedas y ponerla en el pote o lata. Al final del mes donen el dinero a una obra de caridad.

Palabras de sanación

En el Evangelio de Marcos leemos, en dos ocasiones, que Jesús sanó a otros. Hoy, también nosotros podemos sanar, con nuestras palabras de aliento, a los que tienen roto el corazón o el espíritu.

Tome una caja de banditas. Escriba en las banditas expresiones de bondad tal como: "Lo siento", "Está bien", "¿Cómo puedo ayudar?", póngalas en la caja y ponga la caja en la mesa de oración. Cada día, saque una bandita y lea a los niños lo que dice. Anímelos a usar esas palabras de sanación durante el día.


Proclaiming Faith Activities

Telegrama de talento (email de emergencia)

Nota: Si lo desea puede invitar a un ministro de la parroquia para que comparta con el grupo las actividades o los ministerios de la parroquia en los que esté involucrado.

Averigua lo que tu parroquia está haciendo para ayudar a otros compartiendo talentos y dones. ¿Qué hacen tú y tu familia para participar? Escribe un telegrama o un email aquí.

A: Nuestra parroquia _____________________

DE La familia __________________________ Nuestra familia ayudará: ____________________

Meditación del evangelio

Esta oración puede ser hecha en grupo o individualmente. Pida al grupo escuchar atentamente, quizás con los ojos cerrados, mientras lee la meditación:

?Piense en un lugar tranquilo. Respira despacio para que tu cuerpo se aquiete y se relaje. Escucha mientras leo:

Todos tenemos "lugares muertos" en nuestras vidas?cosas, actitudes, hábitos,.que nos impiden vivir plenamente. ¿Cuáles son esos lugares?

  • ¿Es un hábito que desea vencer?
  • ¿una enfermedad?
  • ¿Es miedo, duda, falta de confianza?
  • ¿Necesita un amigo o un pariente sanación?
Ahora imagina a Jesús tocando ese "lugar muerto" en tu vida. Escúchalo decir: "Levántate", siente la fortaleza y la energía llegando a tu vida. Despójate de lo que te detiene. Jesús te dice "No tengas miedo; sólo tienes que tener fe".

Escribe el mensaje que crees que Jesús tiene para ti hoy.


Busque otros recursos bíblicos y sobre la Escritura en nuestro catálogo de productos religiosos.
Reservados todos los derechos.